martes, 31 de mayo de 2011

Fundación Ayúndame a Caminar

Romibel Añez, margariteña, de padres Españoles, nunca pensó que su vida fuese a cambiar para siempre aquel lunes, en pleno medio día del año 2001, cuando una persona ebria que iba manejando, la dejó al borde de la muerte. Desde ese año hasta hoy, a Romibel se le han efectuado dieciocho cirugías en la cadera, para implantarle prótesis pero su cuerpo las rechaza. Diez años, entre hospitales, clínicas, médicos, permitió a esta joven ver la realidad de muchas personas que sufren politraumatismos: falta de recursos para operarse, para seguir adelante con sus vidas. Lo que fue una tragedia, la joven margariteña lo transformo en una luz de esperanza y con el apoyo de su familia creó la Fundación Ayúdame a Caminar.

La Fundación Ayúdame a Caminar asiste a las familias más necesitadas que no tienen recursos para costear las prótesis, equipos, operaciones de sus familiares que han víctimas de algún siniestro vial.Lamentablemente, la mayoría de las personas que llegan a manos de la Fundación, son jóvenes accidentados en ve-

hículo o motos, en un tercer lugar llegan muchachos víctimas del hampa y casi nunca y hasta ahora, son pocos los casos de personas que sufran de forma congénita alguna discapacidad en sus extremidades.

Romibel, realiza distintas actividades para conseguir fondos pues, la mayoría de los instrumentos con los que se ayuda a los poli traumatizados, son importados, especialmente de Alemania, luego, para su instalación necesitan un instrumentista especializado que a veces viene a la Isla, o, según sea el caso, el paciente es llevado a Caracas para ser operado, lo cual eleva mucho los costos. Cuenta con el apoyo de médicos tanto en Margarita como en Caracas.

Los proyectos de esta fundación no son pequeños, tienen varios planes que esperan del apoyo gubernamental o de la empresa privada. Uno de esas ideas incluye la auto-gestión por medio de un plan de reciclaje, entonces, a la vez que ayuda al medio ambiente lograría conseguir los recursos necesarios para la asistencia a los pacientes. También tiene la intención de formar un Centro de Capacitación para discapacitados, donde desea transmitirles a estas personas, que siguen siendo útiles, que tienen mucho para dar, aprender, mucho para vivir, desea prepararlos para el campo laboral, por ende, capacitarlos para que sigan con sus vidas.

“Ayúdame a Caminar” busca sede, patrocinantes, apoyo y siempre recibe con gran satisfacción cualquier donación tanto monetaria como en equipos. Si eres médico, educador, banquero, político, Alcalde, Gobernador… todos pueden poner su granito de arena para que las personas que han sido víctimas de algún tipo de violencia, puedan seguir con sus vidas y seguir siendo útiles a la sociedad.

Felicitaciones Romibel, eres un gran ejemplo de esperanza, lucha y amor al prójimo. También felicidades a tu familia por todo el apoyo y el amor que te han brindado este tiempo y con tus proyectos para ayudar a quienes más lo necesitan.

Recuerden, la Fundación Ayúdame a Caminar, está en Porlamar, Edo. Nva.Esparta, Venezuela, Puedes contactarlos por lo siguientes números:


+58 (295) 263.71.57 / +58 (416) 995.57.54





Romibel Añez haciendo un donativo







Pág.Web: www.funaycam.org

E-mail: fundacionayudameacaminar@gmail.com

No hay comentarios.:

Plegaria del Conductor

Adaptación de Paulina Rosenfeld, sobre la versión original del rabino Michael Graetz.

Espero tener la suficiente conciencia, responsabilidad y determinación que me guíe a llegar en paz a mi destino. Tener la humildad para reconocer que cada persona es un mundo entero y que no hay tesoro más precioso que la vida humana, no el tiempo ni el dinero.

Espero tener suficiente
CUIDADO, para cuidar la distancia
AMABILIDAD, a dar prioridad de paso.
CONCIENCIA, para frenar a tiempo.

Espero tener también la fortaleza para dominar mis impulsos de omnipotencia y competencia y que por descuido, ignorancia y arrogancia pueda hacer daño a mis semejantes o ser objeto de ello.

Porque formo parte de la sociedad y cuidando mis conductas, me cuido no solo a mí sino también doy paso para una sociedad mejor.