lunes, 16 de julio de 2018

Artículo de Archivo: Grave situación en el sector de transporte público en Venezuela

Transcurría diciembre 2017.  Ni imaginar que la crisis de movilidad en toda Venezuela pudiera empeorar.  En ese entonces escribí un artículo que por diversos motivos no pude publicar, ahora lo muestro a la luz, como una especie documentación de una situación que se viene denunciando no desde ayer, sino que tiene años y ha llegado a un punto realmente inaceptable. 

Se evidencia tristemente que para el año 2017 el Ministerio para el Poder Popular para el Transporte declaraba estar realizando reparación del asfalto, y a hoy, Julio 2018, muchas avenidas, calles y carreteras, desnudan a las autoridades, dejando sus declaraciones en meros titulares de prensa.

Foto. El Universal. 27 junio 2018. 



Grave situación en el sector de transporte público en Venezuela
Los problemas con el sistema de movilidad urbana es de larga data en el país suramericano, Venezuela. Uno de los grandes avances a finales del siglo y comienzos del actual fue el Metro de Caracas. Dicho sistema se ha mantenido como un proyecto de transporte subterráneo de largo plazo y solo en la ciudad de Caracas, en otras ciudades principales de la nación, sigue en ampliación. Aún así, éste requiere del apoyo del sistema terrestre, es decir, de autobuses, camionetas, taxis y ahora, se deberían incorporar las bicicletas, además de las motos.
En Venezuela no hay servicio UBER por ejemplo. El alquiler de vehículo no está en auge, y se ha proliferado un servicio al que se le llama “Moto Taxi” Motorizados taxistas.  Pero éstos servicios no son realmente masivos, el que realmente tiene toda la carga de movilidad de la población, a parte del mencionado Metro de Caracas, es el de los “Camioneteros” que es el sistema que en realidad se puede ver por todo el país.   Estos camioneteros, son un servicio de transporte público, conformado por varias asociaciones civiles a los que el gobierno les da la concesión para hacer transporte en determinada ruta.

Foto: El Pitazo. 30 nov. 2017

La crisis actual se empezó a agudizar aproximadamente desde Octubre de 2017.  Este gremio empezó a alertar que los altos costos de los repuestos estaban mermando su capacidad adquisitiva.  Entre otras soluciones solicitaron aumento del pasaje, además, denunciaron que el problema no estaba solo en los costos de mantenimiento de los vehículos: - El Observatorio Vial Venezuela publicó vía twitter (@SeguridadVialVz) que cambiar el aceite de un vehículo cuesta cinco salarios mínimos -  a lo ya expuesto se suma la falta de repuestos que van desde bombillos, aceites, refrigerantes, entre otros.  En una noticia del diario El Nacional de fecha 28 de noviembre del año en curso, indicaba que el 75% de las unidades de transporte del Estado Nueva Esparta – por poner un ejemplo -  estaban a detenidas por falta de cauchos y lubricantes.
Otras denuncias que se pueden leer en la prensa por parte de los trabajadores del volante,  es que el mal estado del pavimento les destroza el tren delantero de los carros, algo por lo cual nadie se hace responsable y ellos deben asumir el costo.
Por su lado, el Ministerio para el Poder Popular para el Transporte declara estar tomando medidas efectivas, asfaltando calles, vendiendo cauchos a precios preferenciales y habilitando unidades de transporte que popularmente se les llama “rojitos” por ser el color que los distingue.
En el medio están los pasajeros que según se calculó, pueden pasar hasta 140 horas al mes en una parada esperando poder movilizarse. El caso es que, ha llegado diciembre y en las calles no se distingue la solución.  Las personas van literalmente guindadas en las camionetas, madres con sus bebes y niños van en las puertas abiertas de las camionetas ante la mirada indolente de las autoridades y de los mismos padres, las personas ya no ven el riesgo, solo desean llegar a su trabajo y/u hogar; En zonas rurales se han improvisado “transportes” Camiones de carga, ya se han reportado heridos y fallecidos por viajar de ésta manera. Otro grupo de ciudadanos camina en masa a destinos que esperan los lleven más cerca de sus hogares, por aceras no siempre en buen estado, elevando una oración para que no llueva porque allí termina de empeorar la situación para ellos y si les agarra la noche en la calle, el sistema de alumbrado público también presenta deficiencias;  Las horas pico son un verdaderos caos y los más perjudicados son las personas de tercera edad, algunos son ignorados por los transportistas, éstos declaran que, como por ley, ellos- la tercera edad- no pagan pasaje, no les es rentable llevarlos de pasajeros; Los mayores prefieren pagar, aun cuando la ley los asiste, pero requieren movilizarse. En las afuera de la capital, la crisis económica ha llevado a algunos ciudadanos a pagar con comida el servicio de transporte debido a otro problema: una fuerte y prolongada escasez de moneda – dinero - en efectivo.
01/12/2017
Mayerling Vera M.

Video recomendado:
Crónica UNO. En Guarenas van camino a Ciudad Belén a pie, en camiones y mototaxis por falta de los "rojitos" 10 Nov. 2017

Plegaria del Conductor

Adaptación de Paulina Rosenfeld, sobre la versión original del rabino Michael Graetz.

Espero tener la suficiente conciencia, responsabilidad y determinación que me guíe a llegar en paz a mi destino. Tener la humildad para reconocer que cada persona es un mundo entero y que no hay tesoro más precioso que la vida humana, no el tiempo ni el dinero.

Espero tener suficiente
CUIDADO, para cuidar la distancia
AMABILIDAD, a dar prioridad de paso.
CONCIENCIA, para frenar a tiempo.

Espero tener también la fortaleza para dominar mis impulsos de omnipotencia y competencia y que por descuido, ignorancia y arrogancia pueda hacer daño a mis semejantes o ser objeto de ello.

Porque formo parte de la sociedad y cuidando mis conductas, me cuido no solo a mí sino también doy paso para una sociedad mejor.