jueves, 26 de noviembre de 2020

Psicología Vial. 2da Parte. Conversación con Alexander Ramírez desde Colombia. Conductas de riesgo, conductor re incidente, la motivación.

Se les presenta la continuación de la conversación que tan amablemente fue concedida por Alexander Ramírez, durante este mes de noviembre 2020, esta es la segunda de cuatro entregas.

Ramírez vive en Bogotá y recientemente publicó un libro con ejercicios interesantes que nos permiten comprobar como la mente nos puede hacer un juego y engañarnos... pero de eso sabrán más adelante.

En esta entrega, Alexander nos termina de exponer sobre los errores voluntarios y el como la motivación afecta nuestras decisiones de riesgo o no en la vía pública, o la personalidad, o también...¿La autoestima? 

En la siguiente imagen, de la charla gratuita realizada por Ramírez el 15 de octubre, podemos ver el diagrama que nos presentó, y es un esquema del sistema de motivaciones, personalidad, conductas que a la final conducen o no a tomar acciones de riesgo y si el tema te ha interesado, complementará el segundo video que te estamos presentando. 


Volvemos a pedir disculpas por la calidad del video, fallas que se escaparon de nuestra voluntad, pero que lo importante, el contenido se mantiene intacto. 



Llamado a la Conciencia Vial es un espacio abierto, damos espacio al debate sano y respetuoso, las conversaciones que se vienen publicando con distintos personajes, activistas, profesionales de la seguridad vial buscan dar la libertad de expresar contenido, hipótesis o las verdades de cada quién según su experiencia de vida o profesional. 
Siéntanse libres de opinar, agregar, sumar a través de sus comentarios. 

Para contactar a nuestro invitado, nos ha indicado que puede ser vía Facebook: Alexander Ramírez Mendoza. Bogotá. Colombia. 

Psicología Vial. Una introducción para entender el rol de esta disciplina en la movilidad segura con Alexander Ramírez desde Colombia.

Cada disciplina científica tiene un rol importante en el logro de la prevención de siniestros viales. Una de ellas es la psicología. 

Hemos escuchado que una persona puede ir al psicólogo para tender su problemas personales que pueden ser de diversa índole, o también debes haber conocido los psicólogos que en una empresa, son los que organizan y estructuran las pruebas de selección de personal, pero, ¿Conoces cómo la psicología es aplicada en el tránsito o puede ayudar con los procesos de prevención y diseño de políticas de prevención?

Participando en una RED latinoamericana de activista de seguridad vial, me llegó la invitación a una charla de psicología de tránsito con Alexander Ramírez Mendoza, él está en Bogotá, Colombia.  La charla estuvo muy interesante, sobre todo porque Alexander, muy sutilmente propone cambiar la forma de aplicar la educación vial.

En la charla de Alexander Ramírez del pasado 15 de octubre, esta fue una de sus exposiciones y su propuesta de educación vial para el conductor:


Mucho de de este abordaje fue sobre lo que se conversó este mes de noviembre con él, durante una conversación muy amena que accedió a dar Alexander para Llamado a la Conciencia Vial, pero no visto desde los cambios en la educación o en las campañas, sino más bien, adentrándose en las actitudes de riesgo de las personas, al tiempo de dibujar un perfil psicológico del conductor reincidente, esos que tanto daño hacen a la vía pública, la aptitud y la actitud... ¿Hay errores voluntarios e involuntarios? ¿Se pueden detectar conductas de riesgo en la vía pública a través de exámenes psicológicos?


Son dos videos, este primero en el cual nuestro invitado se presenta, y nos da una introducción sobre la Psicología Vial, pedimos disculpas en cuanto a la calidad o nitidez del video, había algo de fallas con Internet, pero el contenido está intacto.

lunes, 19 de octubre de 2020

Caminar, infraestructura, deberes y derechos.

Sí, es requerido recuperar y tomar las ciudades para el ciclismo y el peatón.

Sí, es bueno caminar y caminar, sin menos preciar a las personas de tercera edad, muchas caminan desde la urbanización El Paraíso hasta la Estación del Metro Capitulo, en el Centro de Caracas, eso representa un aproximado de 2.3 km.

Para caminar y caminar se necesita buena infraestructura, mi abuela era buena caminando, y las últimas veces se cayó más de una vez en la calle o por el maltrato de las conductas de los transportistas.

En la ya mencionada urbanización El Paraíso, en Caracas, la Alcaldía de Caracas,  no terminó de hacer las aceras, ¿Cuántos ancianos o jóvenes ya deben haber tropezado y caído?, se de un caso de una señora de  80 años que, caminando entre cemento, piedras, huecos, se cayó y se rompió la frente.  En otro caso directo, una querida profesora,  se fracturó un brazo al caerse mientras caminaba por alguna de las muy mal trechas calles de Caracas - acoto, no es un problema venezolano, en Costa Rica el peatón está igual o más indefenso, hay zonas donde ni banquetas existen


En Ciudad de México, según la alcaldía o el lugar... Las aceras son un sube o muy angostas como para poder caminar en ellas, comprobé que es una tragedia andar en carriola - coche- por esas calles, es decir, no se trata sólo del adulto mayor, se trata de otros transeúntes que no tienen acceso a una infraestructura incluyente y segura, obligándolos a tomar la calle a riesgo y potestad de la buena o mala cultura vial del conductor de cualquier tipo de vehículo. 



En Venezuela, durante la creciente y muy denunciada situación de la crisis del transporte, antes del Covid muchos ya optaban por caminar    Eso es bueno en la medida que forme parte de un plan nacional de movilidad sostenible y segura, pero cuando forma parte de un proceso de deterioro del sistema vial en general, de las libertades y derechos, entonces el beneficio radicará en la buena actitud y medianas oportunidades de resolución individual y no del justo y necesario bien colectivo. 

Para todas las personas no es una opción caminar: Problemas en las rodillas, tobillos, cadera, calzado inapropiado, peso a movilizar de un lugar a otro, por uno u otro motivo. 

Las medidas incluyentes en una sociedad plural que todo Estado debería tomar,  no puede o no debería dar respuesta a un sólo sector, o eliminar uno por otro, por moda o por querer decir que se hizo el trabajo, como pasó con la ciclovía en la urbanización El Silencio de Caracas, la cual es una cosa, tal cual, una cosa, que empieza y termina en ningún lado.



El auto seguirá siendo necesario, lo que se debe cambiar es el mal uso que se le da a una maquina que ocupa mucho tiempo espacio con poca personas, a través de la mejora urgente de los sistema de transporte masivo, también, una falla que noto al leer varios artículos de prensa que refieren casos de vecinos rechazando sistemas de transporte distintos a más vías para los autos, es  que se debe incluir en los proyectos de modificación en la infraestructura a las comunidades que se verán afectadas, donde puedan entender, incorporarse, educarse sobre los beneficios de las nuevas formas y maneras de movilidad que se quieren adoptar, sean estas en materia de ciclovías o medios de transporte masivo. La inclusión en este tipo de actividades no es sólo deber del Estado, hoy día, la sociedad organizada, participativa, es base fundamental para alcanzar cambios importantes en la mejora de la calidad de vida, el respeto, seguimiento, de la no violación de sus derechos ciudadanos-personales, contraloría de recursos, seguimiento de finalización de obras, entre otros; por tanto también es un deber de los ciudadanos querer participar, educarse, informarse sobre todo aquello que se o se vaya a implementar en su comunidad.


Mayerling Vera. 







Plegaria del Conductor

Adaptación de Paulina Rosenfeld, sobre la versión original del rabino Michael Graetz.

Espero tener la suficiente conciencia, responsabilidad y determinación que me guíe a llegar en paz a mi destino. Tener la humildad para reconocer que cada persona es un mundo entero y que no hay tesoro más precioso que la vida humana, no el tiempo ni el dinero.

Espero tener suficiente
CUIDADO, para cuidar la distancia
AMABILIDAD, a dar prioridad de paso.
CONCIENCIA, para frenar a tiempo.

Espero tener también la fortaleza para dominar mis impulsos de omnipotencia y competencia y que por descuido, ignorancia y arrogancia pueda hacer daño a mis semejantes o ser objeto de ello.

Porque formo parte de la sociedad y cuidando mis conductas, me cuido no solo a mí sino también doy paso para una sociedad mejor.