viernes, 15 de diciembre de 2017

¿Auto Compartido o Carpooling? ¿Solución para los venezolanos?

¿No se te ha ocurrido pensar que algunas crisis son un llamado de atención para que cambiemos algo que ya no funciona?

Les presento este escenario:
  • Todos se quejan de la crisis del transporte y sus consecuencias.
  • Todos le echan la culpa unos a otros.
  • Nadie soluciona.


Otro escenario:

  • Si aprovechamos la oportunidad para unir lazos.
  • Para crear una nueva forma de negocio.
  • Para tener la oportunidad de practicar solidaridad, respeto, y brindar alivio a los problemas del día a día.

Una posible solución: el Carpooling o Auto compartido.


Importante, todos los ocupantes del vehículo con su cinturón de seguridad


El Carpooling es usado normalmente en varios países,  para descongestionar el tráfico, ahora también como medio para bajar las emisiones se CO2.  

Es un sistema que también es implementado por las autoridades de una ciudad, pues, quienes comparten sus autos, obtienen algún beneficio, como un canal rápido exclusivo para estos vehículos.

 ¿En Venezuela cómo se puede aplicar? Bueno para ambas cosas (descongestionar tráfico y emiciones contaminantes) y, sugiero que para darle freno y respuesta a la crisis del transporte.  Venezuela hoy tiene una particularidad, que parte de la crisis del transporte público está ocurriendo por la falta de repuestos y altos costos de mantenimiento de los vehículos, por tanto el Carpooling  que es un apoyo de Ciudadano para Ciudadanos, posiblemente encuentre alguna resistencia, pero, no cerremos la puerta antes de abrirla.  

Considera estas opciones:

¿Qué es Cardpooling?  Wikipedia dice:

El carpooling o viaje en coche compartido implica que los gastos del viaje serán divididos en partes iguales entre todos los ocupantes del vehículo (pasajeros y conductor). El conductor no pretende ganar dinero, sino compartir entre varias personas los gastos de un viaje que iba a realizar de todos modos.
  • Tú eliges como.  El sistema de auto compartido no es como un servicio de taxi. La persona que comparte su vehículo tiene una ruta específica, no se va desviar, tú debes decidir si la ruta que del ofertante te es de ayuda, por  tanto, no está obligado a dejarte en la puerta de la oficina o de tu casa.  
  • El ofertante pone las reglas.
  • La idea principal es que, si es entre vecinos o compañeros de trabajo, sea por intercambio, ejemplo, los lunes se usa el auto de Pedro, los martes el de Pablo y el miércoles el de María.  También pudieran buscar, según las características del grupo de personas que se activaran con el Carpooling, sistemas de apoyo y/o ayuda para quién está poniendo su vehículo.


¿Qué opinas? ¿Crees que lo puedes poner en practica con tu comunidad, gremio o en la empresa donde laboras?.  Eres un líder en tu comunidad ¡Activate y hagamos  la diferencia!

Escribe, comparte, aporta.


lunes, 11 de diciembre de 2017

20 ONGs se pronuncian ante crisis de la Seguridad Vial y el sistema de transporte en Venezuela

Foto: Provea. Consultado el 11Dic2017



COMUNICADO
Organizaciones se pronuncian ante crisis en el sistema de transporte en  Venezuela

Las organizaciones de la Sociedad Civil que suscribimos este comunicado, queremos expresar nuestra preocupación ante los vacíos existentes en el diseño y ejecución de políticas públicas en materia de seguridad vial.
Notamos claramente que el tema de la seguridad vial no está dentro de las prioridades del Ejecutivo nacional, ni de las instancias de gobierno regional y local. Hacemos esta afirmación basándonos en los siguientes puntos:

1.- Falta de planificación urbana, en la cual se prevea el impacto de la movilización peatonal, transporte público, estacionamientos y volumen de circulación vehicular.

2.- El aumento de uso de la moto como medio de transporte público, sin observación, medición ni estudio del impacto de este modo de transporte.

3.- La falta de sanción ante el incumplimiento de las disposiciones de Ley y normas en general, ante faltas tan graves como llevar niños menores de 10 años en motos, incluso sin ningún tipo de protección, desatendiendo al Reglamento de la  Ley de Transporte Terrestre sobre el uso y circulación de motocicletas en la red vial nacional y el transporte público de personas en la modalidad individual moto taxi, y que se estén utilizando estos vehículos como transporte escolar.

4. La falta  de data actualizada sobre causa de muerte en las vías, para de acuerdo a ello establecer planes y campañas que atiendan las causas de siniestros en cada región.

5.- La falta de escuelas certificadas de manejo para autos, motos, incluso bicicletas, estas últimas también de suma importancia, debido a la relevancia mundial que está tomando este vehículo como alternativa ecológica y saludable.

6.- El evidente deterioro de calles, avenidas, aceras y mobiliario urbano en general.

7.- El mal estado o la ausencia de la iluminación, señalización y dispositivos de control de tránsito en general, e instrumentos comunes dentro de la circulación vial incluyendo equipamiento urbano; afectando principalmente al  peatón. Ello incide indudablemente en los niveles de inseguridad vial y ciudadana.

8.- La ausencia de funcionarios de tránsito en las calles y avenidas y de estar, no toman ninguna acción de orden y control vial. Incluso la ausencia de supervisión y control del ejercicio de estos funcionarios en sus atribuciones de Ley.

9.- Ausencia de sanciones ante las constantes infracciones de todo tipo, propiciando la anarquía que priva en la circulación del tránsito en todos sus modos. Se insiste en especial las consecuencias que esto puede conllevar sobre la seguridad vial de niños, niñas y adolescentes.

10.- Fallas en el sistema de transporte público superficial: Pocas  unidades para cubrir la demanda de usuarios, en mal estado,  con horarios limitados, sin información acerca de las rutas, incidencia de robos en las unidades, a lo cual se suma la falta de repuestos y altos costos.

11 La carencia de un  sistema de transporte público adecuado en cantidad, calidad, rutas, que presente un servicio seguro y confiable para atender a la demanda de los venezolanos.

12. El Metro de Caracas está presentando fallas estructurales, de mantenimiento y operativos, que están lesionando los derechos de movilidad, en especial de ancianos y personas con discapacidad. En artículo redactado por  la ONG de DDHH Proiuris publicado en su sitio web, de fecha 08 de noviembre 2017 informan que el 36% de las escaleras mecánicas de la Línea 1 está fuera de servicio.

La mayoría de estos puntos, exceptuando lo concerniente al Metro de Caracas, se presentan en la mayoría de los estados de todo el país.  

Se hace necesario mencionar que en el último informe de la Organización Mundial para la Salud, Venezuela es el único país que aparece en blanco, es decir, sin data.  La ONU lanzó el Decenio de Acción para la Seguridad Vial en el 2011 y a cuatro años de culminar, nuestro país, solo tiene algunos programas, misiones, campañas gubernamentales, sin estar concatenadas a un plan nacional que se proyecte a dar soluciones a corto, mediano y largo plazo.

El transporte no está fundamentado como un derecho humano, pero el derecho al libre tránsito si está contemplado en la Constitución Bolivariana de Venezuela, y a tal efecto, la situación del transporte público a la fecha, está mermando el legítimo derecho de movilización de los ciudadanos y además, se desarrolla en una total anomia, violentando la Ley de Transporte Terrestre poniendo en riesgo la vida de los pasajeros, sus bienes, afectando la productividad y la asistencia escolar.  Provea publicó en su portal, fecha 01 de diciembre de 2017, que el 80% del transporte nacional está paralizado.  El problema aquí planteado con el transporte público es de vieja data con distintos niveles de complejidad y circunstancias, entre los cuales se puede mencionar el que planteó en junio 2017 el Observatorio Venezolano de Violencia, quienes publicaron notas y resultados de investigaciones referentes a los niveles de inseguridad personal – violencia, que padecen los choferes y pasajeros de los medios de transporte público superficial. 

En cuanto a las cifras, datos, investigaciones y su pronta publicación-actualización, el Observatorio Vial Venezuela durante cinco años consecutivos se ha encargado de hacer las recomendaciones pertinentes a este punto, lo cual se ha vuelto a mencionar en el V Informe de la Situación Vial en Venezuela visto desde la Sociedad Civil presentado al público el pasado 23 de noviembre de 2017, donde apenas se pudo contar para su análisis, con el Anuario de Mortalidad del año 2013.

Se reconocen algunos esfuerzos, incluso ahora con el Registro de Operadores y Unidades del Sistema Nacional de Transporte Terrestre, pero esto no es suficiente ante la gravedad de la situación en materia de Seguridad Vial; En el anuario publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Salud de 2010,  se tenía claro que los hechos viales violentos eran la primera causa de muerte en niños de 1 a 5 años, y la segunda causa de muertes en jóvenes de 15 a 23 años. 

Próximamente en Venezuela tendremos una generación de jóvenes lisiados, niños desfigurados, familias incompletas viviendo en ciudades con infraestructuras  totalmente hostiles donde una persona en silla de rueda no tiene las facilidades para movilizarse por cuenta propia, ni en transporte público urbano.  Esto si hablamos de los jóvenes, pero nuestra sociedad no puede dejar a un lado a los adultos mayores, que se ven maltratados no solo por aceras rotas, irregulares o inexistentes, sino por el castigo de la larga espera de un colectivo que no llega, y si llega, está en muy malas condiciones o no es posible tomarlo debido al alto volumen de pasajeros.

Las organizaciones firmantes hacemos un llamado al Ejecutivo Nacional demás entes gubernamentales encargados en materia de Seguridad Vial, a actuar con urgencia a través de acciones firmes y constantes, lo que está en juego es la vida y el futuro de los venezolanos.
 “Juntos podemos salvar millones de vidas”
  1. Acceso a la Justicia
  2. A.C. Cultura para la Vida
  3. A.C. El KM Inteligente. Danitza Suarez. 
  4. A.C Llamado a la Conciencia Vial. Mayerling Vera. 
  5. Agenda Automotriz
  6. Asociación Civil Paz Activa.
  7. ASOTRANSITO.  Lilian Romero. 
  8. AVEDEPE.
  9. CIESVIAL A.C. Darwin Figuera. 
  10. CONVITE A.C. Luis Francisco Cabezas. 
  11. Educación Vial y Ciudad - EVYC - Gilberto Morillo.  
  12. FUNPAZ A.C.
  13. FUNVIE.  Reina Díaz. 
  14. Humano Derecho.
  15. Monitor Social A.C.
  16. ORPANAC.  Juan Carlos Torcatt. 
  17. Redes Ayuda.
  18. Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría.  Huniades Urbina-Medina, MD, PhD
  19. Sotravial. 
  20. Stop VIH.  Jhonatan Rodríguez. 

viernes, 1 de diciembre de 2017

Grave situación en el sector de transporte público en Venezuela #CaosEnTransporte



Foto: El Pitazo. 30Nov2017
El transporte público en Venezuela, en general no recuerdo haya sido realmente eficiente en los últimos 40 años.  Uno de los grandes proyectos que se planteó el Estado en algún momento fue el Metro de Caracas, el cual sigue en constante ampliación con su pro y su contra.  Es tema de otro post.  El caso que este año 2017 aún con el Sistema Metro que comprende también el MetroBus, resulta ser que los “Camioneteros”,  es  el medio masivo de movilidad  que en realidad se puede ver por todo el país, pues el sistema subterráneo apenas está en Caracas, y los subterraneos que existen en otras dos ciudades principales de la nación no se ha ampliado significativamente.

El caso es que este año 2017, el sistema de transporte público llegó a un colapso general en todo el país, las denuncias empezaron a llegar con más fuerza en Octubre de este año. Este gremio alertó al gobierno nacional y a la población, de los altos costos de los repuestos.  Entre otras soluciones solicitaron aumento del pasaje,  - El Observatorio Vial Venezuela publicó vía twitter (@SeguridadVialVz) que cambiar el aceite de un vehículo cuesta cinco salarios mínimos -  a lo ya expuesto se suma la falta de repuestos que van desde bombillos, aceites, refrigerantes, entre otros.  En una noticia del diario El Nacional de fecha 28 de noviembre del año en curso,  indicaba que el 75% de las unidades de transporte del Estado Nueva Esparta – por poner un ejemplo -  estaban a detenidas por falta de cauchos y lubricantes. 

Foto fuente: Provea
Otras denuncias que se pueden leer en la prensa por parte de los trabajadores del volante,  es que el mal estado del pavimento les destroza el tren delantero de los carros, algo por lo cual nadie se hace responsable y ellos deben asumir el costo.

Por su lado, el Ministerio para el Poder Popular para el Transporte declara estar tomando medidas efectivas, asfaltando calles, vendiendo cauchos a precios preferenciales y habilitando unidades de transporte que popularmente se les llama “rojitos” por ser el color que los distingue, el Ministro, Carlos Osorio,  está realizando giras, visitas a las obras entre otros.  El tema es que el gobierno actual tiene 18 años ejerciendo la jefatura de la nación, y el problema del transporte es heredado, si, aun así, ¿Una gerencia y planificación eficiente no lo hubiere mejorado en un buen porcentaje en 18 años? ¿Es mejor tarde que nunca?.

El caso es que, se hace muy difícil ser solidarios con los transportistas y con el gobierno, estos han tenido una relación tóxica que ha afectado a los usuarios:

Los camioneteros no se les aplica la ley, no sufren multas, los distintos gobiernos han accedido a sus presiones cuando han convocado a paro solicitando aumento de pasaje, pero en contra parte nunca han les han exigido que mejoren el servicio: Música a todo volumen, incumplimiento de respeto de paradas, vehículos en mal estado, ahora tienen la tormenta perfecta, y  no es excusa es realidad, es que no hay repuestos, no alcanza el dinero, y esto último hay que revisarlo también hay que sincerar el servicio.  Todos tienen derecho ganar el dinero como a bien puedan con trabajo digno.  Según publicó Provea, un carro para transporte público alimenta a cinco familias: ¿Cómo una sola camioneta alimenta a cinco familias? El dueño de la camioneta, el avance (al que se le sede el carro para manejarlo) y a veces dos ayudantes.  En ese circuito pues, le dan prioridad a la nómina y se va el dinero y no le hacen mantenimiento a vehículo, y ponen en riesgo la seguridad vial de pasajeros e incumplen la ley de tránsito.  ¿Si una camioneta da para mantener cinco familias, por qué no alcanza para hacerle mantenimiento y tener puertas, asientos en buen estado?.  Por otro lado, si ese es el sistema de negocio instaurado y hay un grupo de la población que no puede pagar un sistema de transporte ¿Dónde están las distintas alternativas de negocio privado y Estadales para los distintos usuarios?  El tema no es que cobren lo que sea justo pagar, y en abundacia perfecta varios hogares sean beneficiados por trabajar,  el caso es que, de toda la historia mi historia, que he usado el transporte público NUNCA HA SIDO BUENO, se evidencia pues una priorización al beneficio personal del camionetero en contra posición del usuario.  Muchos se les oye decir, no importa pagar lo que vale, pero que por lo menos que sea un buen servicio y eso por lo menos en treinta años no ha pasado y hoy, al 2017, la situación es tan anormal en estos momentos, que está conjetura no es posible plantearla tal cual se expone, porque ya ni teniendo el dinero,  el dueño del vehículo posiblemente no podría encontrar  los elementos para reparar y mantener su unidad de transporte, ya hay tan pocos carros en funcionamiento, que al chofer no le queda que ver como resuelve su propia crisis su propio problema a falta de alternativas.

Por el otro lado, el Estado paralizó hace años la entrega de créditos para éste sector.  No hace cumplir las normas a través de la policía de tránsito, no articula otras soluciones de movilidad, ha descuidado – incluyendo algunas Alcaldías – el respeto de las paradas por parte de pasajeros y carros particulares, desmejora de la infraestructura vial, aumento de la delincuencia – lo cual lleva años generando problemas con el cumplimiento de las rutas –

Foto: Jorge Caotellano
En este ambiente pues, llega diciembre  y en las calles no se distingue la solución. Unos culpan a otros, llegando a una anarquía total del sistema.  En el medio están los pasajeros que según se calculó, pueden pasar hasta 140 horas al mes en una parada esperando poder movilizarse. Las personas van literalmente guindadas en las camionetas, madres con sus bebes y niños van en las puertas abiertas de las camionetas ante la mirada indolente de las autoridades y de los mismos padres, las personas ya no ven el riesgo, solo desean llegar a su trabajo y/u hogar; En zonas rurales se han improvisado “transportes” Camiones de carga, ya se han reportado heridos y fallecidos por viajar de ésta manera. Transportes piratas cobrando el precio que bien les venga a cobrar sin ningún tipo de regulación ni control. Otro grupo de ciudadanos camina en masa a destinos que esperan los lleven más cerca de sus hogares, por aceras no siempre en buen estado, elevando una oración para que no llueva porque allí termina de empeorar la situación para ellos y si les agarra la noche en la calle, el sistema de alumbrado público también presenta deficiencias;  Las horas pico son un verdaderos caos y los más perjudicados son los ansíanos, algunos son ignorados por los transportistas, éstos declaran que, como por ley, ellos- la tercera edad- no pagan pasaje, no les es rentable llevarlos de pasajeros; Los mayores prefieren pagar, aun cuando la ley los asiste, pero requieren movilizarse.


Es importante señalar, que los pasajeros también deben poner de su parte.  Es en la parada que debe detenerse el carro, no en el “A donde pueda”.  Luego se sabe de pasajeros que rompen y rallan las unidades de transporte o que insultan al chofer.  Es requerido que todos seamos parte de la solución, dar y recibir, recibir y dar.  En una sociedad todos bajo un mismo techo posiblemente estemos pasando situaciones similares, seamos más empáticos y encontraremos más soluciones. 

Alguien ha pensado las horas que pasa un chofer sentado llevando calor, malos tratos, robos.  El chofer por su parte, tiene idea de todo lo que hace una persona para mantener su trabajo, llegar a tiempo y de paso, administrar el hogar con la situación actual.  No somos enemigos.  Es más lo que nos une.  Que exista un trabajador al volante es maravilloso, pues nos llevará a donde requerimos llegar. Señor chofer, los pasajeros son  quienes con su requerimiento de traslado hacen posible que usted tenga un empleo digno para llevar abundancia a su hogar.



RESPETO  EMPATÍA SOLIDARIDAD

#TodosSomosSeguridadVial


Algunos trabajos sobre transporte público, año 2017 de varias ONGs:


  • PROVEA: Cifras de Caos en el Transporte. Leer más AQUÍ
  • PROVEA: Crisis del transporte amenaza realización de otros derechos humanos. AQUÍ
  • PROIURIS: 36% de las escaleras mecánicas de la Línea 1 del Metro de Caracas no funcionan.  Leer más AQUÍ
  • OBSERVATORIO VENEZOLANO VIOLENCIA. Mapas Inseguridad Transporte Público. AQUÍ

  • TRANSPARENCIA VENEZUELA. Corrupción en el sector transporte “deja a pie” a los venezolanos | Infografía interactiva.  AQUÍ

Algunos artículos de Llamado a la Conciencia Vial sobre el Transporte Público en Venezuela:


Plegaria del Conductor

Adaptación de Paulina Rosenfeld, sobre la versión original del rabino Michael Graetz.

Espero tener la suficiente conciencia, responsabilidad y determinación que me guíe a llegar en paz a mi destino. Tener la humildad para reconocer que cada persona es un mundo entero y que no hay tesoro más precioso que la vida humana, no el tiempo ni el dinero.

Espero tener suficiente
CUIDADO, para cuidar la distancia
AMABILIDAD, a dar prioridad de paso.
CONCIENCIA, para frenar a tiempo.

Espero tener también la fortaleza para dominar mis impulsos de omnipotencia y competencia y que por descuido, ignorancia y arrogancia pueda hacer daño a mis semejantes o ser objeto de ello.

Porque formo parte de la sociedad y cuidando mis conductas, me cuido no solo a mí sino también doy paso para una sociedad mejor.